El 86% de las especies de la Tierra aún no han sido descubiertas

El 86% de las especies de la Tierra aún no han sido descubiertas

¿Sabías que nuestro planeta es el hogar de 8,7 millones de especies? El ser humano solo conoce 1,2 millones de ellas.

Aún somos unos ignorantes, ¿conoces alguna de estas especies?

 

Pichiciego

Este mamífero nocturno habita en la región central de Argentina. Se alimenta principalmente de hormigas y larvas, así como de gusanos, caracoles, plantas y raíces. Cuando se siente amenazado se entierra por completo.

 

Pulpo Dumbo

Es una especie de molusco cefalópodo llamado pulpo Dumbo por sus aletas, parecidas a orejas. Viven a 3.000 o 5.000 metros de profundidad, sin ningún tipo de luz y soportando presiones de hasta 200 atmósferas. Se alimenta de caracoles, gusanos, bivalvos, crustáceos y copépodos.

 

 

Rana fantasma

Se trata de un anfibio originario de Sudáfrica que habita en arroyos de montaña y sus alrededores. Sus almohadillas adhesivas en los dedos le permiten escalar sobre las rocas de aguas de corrientes rápidas.

 

 

Potoo

Este ave nocturna habita en Sud América y América Central, así como en las islas caribeñas de Jamaica, Hispaniola y Tobago. Se alimenta de insectos.

Vivimos ajenos/as a la mayoría de especies con las que cohabitamos el planeta. Sin darnos cuenta, cada hora 3 especies desaparecen, cada día más de 150 y cada año entre 18.000 y 55.000, en la absoluta mayoría de los casos a consecuencia de la actividad humana.

El ritmo actual de pérdida de biodiversidad es 100.000 veces mayor que la que se daría por causas naturales.

Estas cifras significan que muchos organismos desaparecerán antes incluso de que sepamos de su existencia.

Mientras tanto, los zoos afirman ser centros que conservan la biodiversidad del planeta, pero su modelo solo hace que se conserven a sí mismos tal y como están. Si ZOOXXI llegase a aplicarse, los zoos se abrirían. Dejarían de “conservar” a los animales en cautividad, en la ciudad, para empezar a protegerlos en sus hábitats naturales, allá donde pertenecen. Un zoo hacia fuera capaz de proteger a los animales y ejercer presión para cambiar las políticas medioambientales.