Vemos visitado nuevamente el parque zoológico de Vigo para comprobar los cambios que se han producido en los últimos dos años y nuestra propuesta de reconversión tiene más validez que nunca.

El Zoo de Vigo se inauguró en 1971 y las instalaciones adolecen de importantes mejoras, que se suman a la falta de una estrategia política clara por parte del Concello de Vigo y de la dirección del recinto, evidenciando un simple contenedor de animales en donde la plantilla es minusvalorada e ignorada.

Desde la Fundación Franz Weber realizamos una nueva visita, acompañados por el portavoz del grupo político Marea de Vigo, y por tres trabajadores del centro que nos explicaron las dificultades para realizar su trabajo en condiciones de seguridad laboral y mental, pero también la falta de medidas para crear situaciones de enriquecimiento ambiental y conservación en los diferentes recintos de los animales, dejando perder crías por falta de interés de los máximos responsables.

El Zoo de Vigo necesita una profunda transformación y por ello el modelo ZOOXXI tiene más validez que nunca, pudiendo convertir a este parque en un centro de recuperación, rehabilitación y reubicación de animales decomisados de tráfico ilegal o fauna autóctona herida. Un centro que se abra a la naturaleza e invierta la mayor parte de sus recursos en proteger los hábitats naturaes, y con ellos, a los animales. Cambiar el modelo educativo para educar en el respeto por la fauna silvestre.

En los últimos años han fallecido varios animales del parque, bien enfermos o bien por longevidad, y todavía no existe un plan director claro para el recinto, lo que influye negativamente al ni siquiera existir un equipo educativo y centrándose en realizar actividades para niñas y niños sin ningún tipo de contenido pedagógico, solo como celebración de cumpleaños y campamentos de verano.

La FFW ha mostrado su compromiso de acercarse al gobierno local y de trabajar con los partidos políticos y Sociedad civil para demostrar que Vigo puede y quiere reconvertir su zoo.