¿Fiesta o protesta? El acto final de la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI

¿Fiesta o protesta? El acto final de la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI
  • Justo a un mes vista de la votación final, la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI convoca una concentración durante el pleno municipal de Barcelona donde se decidirá el futuro del zoo.
  • El día que cataloga como “la bisagra histórica” entre los zoológicos que hoy repudiamos y aquellos que en el futuro apoyaremos, tal y como hoy  apoyamos las reservas, los refugios y los santuarios.
  • La plataforma animalista denuncia que está siendo víctima de ataques por parte de los lobbies internacionales que promueven el tráfico legal de especies entre zoos “saben que habrá un efecto dominó, y Barcelona no será una anécdota sino la primera pieza”

Después de haber organizado una movilización sin precedentes, la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI se enfrenta al acto final: una gran concentración, una muestra de fuerza. Todavía queda un mes de recorrido donde se enfrenta a la exposición pública, las alegaciones de los partidos políticos y la votación final, que tendrá lugar en el último plenario del mandato: el 3 de mayo. Después de una época en la que el trabajo se ha centrado en la administración pública, la Plataforma animalista pide de nuevo la movilización ciudadana.

Vuelve la movilización de ZOOXXI

“¿Protestaremos porque el zoo seguirá capturando animales de la naturaleza o festejaremos porque se orientará a reintroducirlos? ¿Vamos a protestar porque el zoo seguirá matando animales o festejaremos porque los vamos a proteger en los hábitats naturales? ¿Protestaremos porque el zoo se mantendrá al margen de los miles de individuos confiscados del tráfico ilegal o festejaremos porque aprovechará sus instalaciones y los profesionales para darles cobijo? ¿Protestaremos porque el zoo seguirá negando las emociones de los animales o festejaremos porque la nueva ciencia empezará a tener en cuenta las emociones de los individuos? ¿Protestaremos por seguir manteniendo un zoo poco transparente o festejaremos por su transformación a un zoo más ciudadano?” así convoca ZOOXXI a sus bases mediante un comunicado, para volver a mostrar el gran apoyo popular con el que cuentan.

En el zoo de Barcelona viven más de 2.000 animales en cautividad permanente. Nacen, crecen, se reproducen, se intercambian y mueren en cautividad, esa dinámica que hemos naturalizado en nuestra sociedad pero que supone el sufrimiento de muchos animales de muchas especies.

Desde pequeño/a te llevan al zoo, un espacio lúdico en el que disfrutas de un día diferente con tu familia o compañeros de clase. Donde ves esos magníficos animales que tanto te fascinan.

Al crecer, algo de todo aquello, aquello que te vendieron como “divertido y educativo”, empieza a no encajarte. Te das cuenta que al acabar el día divertido en el zoo, no todos vuelven a casa. Hay alguien que se queda ahí, para siempre. Ahora, cuando lo visitas ves la tristeza en los ojos de ese alguien, puedes ver la locura que esconden sus movimientos repetitivos. Siempre el mismo balanceo, siempre el mismo recorrido… ¿Y para qué? Para falsas promesas de conservación. Para engañar a las personas visitantes creyendo que con su entrada están protegiendo a los animales, que están aprendiendo algo sobre ellos. Sin embargo, la gran mayoría de animales que viven encerrados morirán encerrados sin ningún efecto en los hábitats naturales.

La cautividad es una tortura. No es tan obvia como la tauromaquia. No escondemos cámaras en sus instalaciones como lo hacemos para visibilizar los horrores de los mataderos. Es una explotación animal más, una explotación que ha conseguido camuflarse de protección.

En 2013, la Plataforma ZOOXXI todavía no tenía este nombre, pero ya se movilizaba contra el zoo. Más de 300 protestas pidiendo su cierre, todos los domingos durante muchos años. Simultáneamente, realizaban estudios académicos para entender mejor estas instituciones. Entre estos estudios se analizó qué sucede cuando un zoo cierra. Analizaron casi 100 zoológicos cerrados en las últimas décadas, y descubrieron que, en el mejor de los casos, los animales que viven en un zoo que cierra acaban en otro zoo, y que en breve el sector se las ingenia para abrir otro zoo en las ciudades colindantes. Por tanto, seguir pidiendo su cierre, dejó de ser una opción. Pero si algo caracteriza al movimiento animalista es que jamás se queda de brazos cruzados.

“Así como los antirrábicos que odiábamos se pudieron transformar en los refugios que hoy apoyamos, los zoos también pueden orientarse a proteger a los animales y los hábitats, es eso o desaparecer» sentencia Leonardo Anselmi, Coordinador General de la campaña.

Nos hemos formado, hemos propuesto un nuevo modelo de zoológico, hemos creado alianzas internacionales, hemos socializado el proyecto con la sociedad y los partidos políticos, hemos lanzado la primera Iniciativa Ciudadana de la ciudad de Barcelona, hemos seguido todos los pasos necesarios de la tramitación fuera y dentro de la institución municipal y ahora llega el momento de la verdad. El 3 de mayo, la ciudad de Barcelona tendrá la oportunidad de hacer historia. El 3 de mayo tendrá lugar la votación final en la que los partidos políticos tendrán la responsabilidad de apoyar o no una movilización sin precedentes para una transformación sin precedentes.

Pero del lado contrario también ha movilizado todas sus fuerzas. Los lobbies internacionales de zoos y acuarios ya están aquí y Barcelona es su principal prioridad, como han mostrado sus cartas dirigidas al Ayuntamiento profundamente en contra de la transformación del zoológico, así como el traslado de la World Association of Zoos and Aquariums (WAZA) a la ciudad el año pasado.

En sus manos quedará votar por un zoo que sea una verdadera herramienta para proteger a los animales confiscados de tráfico legal o heridos, una herramienta capaz de proteger los hábitats naturales y con ellos a los animales que ahí viven. Apostar por un zoo hacia fuera capaz de ejercer presión para cambiar y aplicar políticas públicas medioambientales imprescindibles y urgentes. Decidirán si pasar de un zoo poco transparente a un zoo ciudadano que cuente con los profesionales, los conocimientos y la infraestructura suficiente para pasar a ser un espacio de servicio social, animal y ambiental.

O, si por el contrario, optarán por mantener un zoo obsoleto que mercantiliza la vida animal. Que captura animales de la naturaleza. Que intercambia constantemente a los individuos entre zoos como si de cromos se tratase. Que mata a aquellos animales que no saben qué hacer con ellos. Un zoo incapaz de devolverle a la naturaleza todo lo que le hemos quitado durante su época colonialista. Seguir con un zoo que se aprovecha de la horrible situación de los animales en la naturaleza para seguir nutriendo su negocio sin aportar solución alguna.

El 3 de mayo tenemos una cita a la que acudir. El 3 de mayo festejaremos o protestaremos. Festejaremos que el zoo de Barcelona sea el primer zoológico en aplicar la lógica del siglo XXI. Festejaremos que se de el primer paso en Barcelona para reconvertir todos los zoológicos del mundo. Festejaremos el volantazo que dará el zoo de Barcelona al callejón sin salida en el que se encuentra. Festejaremos que, por fin, podemos sentirnos orgullosas de un zoo. Por fin podremos volver a ese lugar que tantos recuerdos de nuestra infancia guarda, sabiendo que nuestra entrada sí está protegiendo a los animales de verdad. Celebraremos que ningún otro animal nacerá en el zoo para morir en él.

O protestaremos porque, a pesar de los miles de escándalos destapados por las entidades animalistas, a pesar de los múltiples estudios que muestran la falta de bienestar de los animales en cautividad, se sigue apostando por la cautividad permanente. Protestaremos porque, a pesar de la ineficiencia demostrada en el modelo de conservación aplicado actualmente, se seguirá mercantilizando la vida animal. Porque a pesar de los miles de animales incautados de tráfico ilegal, seguiremos sin utilizar las instalaciones y los profesionales adecuados para darles cobijo. Protestaremos porque, a pesar de la organización ciudadana por promover cambios, se ha apostado por escuchar a aquellos pocos que se benefician de la cautividad. Protestaremos porque, a pesar de que se nos acaban las oportunidades para dar comienzo a un cambio de paradigma y frenar la desaparición de la biodiversidad, se ha apostado por capturar, reproducir, intercambiar y matar a los individuos, sin efecto alguno para la naturaleza.

El día 3 de mayo te esperamos. Demostremos a los partidos políticos que, una vez más, no nos quedaremos de brazos cruzados mientras se decide el futuro de nuestro zoo, de nuestra ciudad, del planeta y de aquellos con quienes lo compartimos.

Quedas convocado/a a las 12:00 en plaça Sant Jaume, donde haremos un ciclo de lectura permanente con la participación de personas del mundo académico, las artes, la música, la literatura, el teatro y el cine. A las 18:00 tendrá lugar la gran concentración “Fiesta o protesta”. Tendremos música para festejar o tiendas para quedarnos a protestar.

El mundo nos mira, los animales nos esperan. ¿Haremos historia?

ZOOXXI, porque, ahora sí, ha llegado el momento.