La cautividad no es inocua

La cautividad no es inocua

La cautividad no es una tortura tan clara como lo podría ser la tauromaquia, pero provoca un gran sufrimiento, un sufrimiento que tenemos tan normalizado en nuestra sociedad que a menudo somos incapaces de identificarlo.

No, la cautividad no es inocua y tiene graves consecuencias para la salud física y psíquica de los animales.

Los animales que viven en cautiverio conviven con la frustración y con una serie de comportamientos que no son habituales en sus hábitats naturales.

Una muestra clara de la tortura que supone la cautividad en los animales son los comportamientos estereotipados que muestran los individuos en los zoológicos.

Las estereotipias son comportamientos repetitivos que no tienen un objetivo o función obvias. Se dan a causa de entornos artificiales que impiden que los individuos puedan satisfacer sus necesidades biológicas. Desarrollan comportamientos que no existen en la naturaleza. Las causas principales de las estereotipias son la frustración, el estrés inevitable, el miedo, las restricciones y la falta de estimulación.

Con una sola visita al zoo de Barcelona se puede apreciar el sufrimiento de los animales que ahí viven. Si bien es cierto que algunos individuos ya tenían estereotipias antes de su llegada, éste no ha sido capaz de corregirlas. Las estereotipias se manifiestan en el momento del estrés, de la inadaptación, de la frustración, etc. y se corrigen cuando estos elementos son superados.

ZOOXXI elaboró informes que describen las condiciones de vida de diversas especies que actualmente alberga el zoo de Barcelona. Comparan su vida en el hábitat natural y las consecuencias que el cautiverio produce sobre la salud física y psicológica de los individuos que viven en el zoo de Barcelona.

 

Oso Pardo

En el zoo de Barcelona viven actualmente 4 osos pardos en dos recintos exteriores y 4 dormitorios interiores. En uno de los recintos viven un macho y una hembra (nacida en libertad) que son incompatibles y por eso deben salir por turnos a la instalación exterior.

Échale un vistazo a esta tabla comparativa:

 

En libertad En Cautividad
Mayoritariamente nocturnos Diurnos
Movimientos estacionales y viajes que exceden los 20km en 12 horas Espacio insuficiente
Territorios entre los 7 y los 20000km2 Ver mapa
Climas boreales, templados y tropicales. Tienen también una especie en la Ártico Clima mediterráneo

En este mapa, pintado de color rojo, puedes ver las instalaciones donde viven los osos del zoo de Barcelona.

La vida del oso pardo en libertad no tiene nada que ver con su vida en cautividad y por ello, si visitas el zoo, podrás observar los comportamientos estereotipados que sufren: la locomoción aberrante, el balanceo corporal, los giros aberrantes con la cabeza, lamer las superficies, el bostezo aberrante y el mordisco aberrante, que tienen graves consecuencias para su salud física y psicológica.

Jaguar

En el zoo de Barcelona viven dos jaguares en dos instalaciones individuales, una al lado de la otra.

Compara la vida del jaguar en libertad con su vida en el zoo:

En libertad En cautividad
Mayoritariamente nocturnos Diurnos
Pueden viajar hasta 20km en una noche de caza Espacio insuficiente
Los territorios pueden llegar a ser de 150km2 Ver el mapa
Notablemente acuático No tiene unas instalaciones donde pueda nadar
Clima tropical húmedo Clima mediterráneo

 

En el siguiente mapa puedes ver, con un rectángulo rojo, el espacio donde vive uno de los jaguares del zoo de Barcelona.

Si visitas el zoo de Barcelona verás que ambos jaguares caminan siguiendo el mismo recorrido constantemente sin ningún propósito. Es una estereotipia que se denomina deambulación aberrante, caminar con un patrón fijo en recorrido y tiempo. Este comportamiento les conlleva un desgaste energético, heridas, problemas ortopédicos, problemas en la columna por giros excesivos, problemas podológicos y disminución de la respuesta a estímulos ambientales.

 

Elefante Africano

Actualmente viven 3 elefantes hembras al zoo de Barcelona, Susi, Yoyo y Bully, en una instalación que está siendo ampliada dentro del plan estratégico 2012-2020. Se pretende llegar a una superficie total de 3.200 m2 (dormitorios incluidos).

Esta es la tabla que compara su vida en libertad con su vida en cautividad:

En libertad En cautividad
Regiones secas del desierto subsahariano, sabana semiárida, matorrales, praderías y bosque seco Clima mediterráneo
17 horas dedicadas a la búsqueda y la digestión del alimento forraje para llevar a cabo la función alimentaria
Áreas territoriales más grandes sobre los 30.000km2 y las más pequeñas de 50km2 3.200 m2
Movimientos diarios de entre 5 y 13 km Espacio insuficiente

 

Los elefantes en cautividad suelen sufrir enfermedades relacionadas con las patas y su peso, así como comportamientos neuróticos. A pesar de que los elefantes son animales altamente sociables, si visitas el zoo de Barcelona, verás que las tres elefantas son tres soledades que no interactúan entre ellas.

Susi, Yoyo y Bully manipulan e ingieren los excrementos, se balancean constantemente cambiando el peso de lado y moviendo la trompa hacia delante y hacia atrás, así como a los costados y caminan en una misma ruta varias veces seguidas.

La cautividad es una tortura. El zoo sigue manteniendo animales cautivos bajo el falso argumento de la conservación. Su supuesta intención es que si la especie desaparece en la naturaleza, en los zoos habrá el número suficiente de individuos que garantice salvar la especie, siendo secundaria la imposibilidad de reintroducir a la mayoría de animales criados en cautividad.

ZOOXXI quiere acabar con este sufrimiento, que no haga falta conservar a los animales en las ciudades, que podamos protegerlos en sus hábitats naturales y aprendamos de ellos en los zoos a través de avanzadas tecnologías inmersivas. Además, los zoos que sigan el modelo ZOOXXI servirán como centro de recuperación de animales silvestres procedentes de tráfico ilegal, decomisos, heridos en la naturaleza, etc.