La Fundación Franz Weber, en duelo, lamenta la pérdida de su fundador

La Fundación Franz Weber, en duelo, lamenta la pérdida de su fundador

Franz Weber, el gran protector de la naturaleza, de los animales y del patrimonio, ha fallecido.

El gran león se ha unido a las estrellas. Precursor, visionario, luchó durante más de 50 años para dar voz a quienes no la tenían. Pero su pérdida, el martes 2 de abril de 2019, a los 91 años, fundador y presidente honorario de la Fundación Franz Weber, deja un vacío abismal, su lucha es eterna.

Sus innumerables acciones, campañas e iniciativas le han dotado de una reputación internacional. Y han hecho de este valiente justiciero de origen basiliense, una verdadera leyenda. Desde la caza de focas en Canadá hasta el rescate del viñedo de Lavaux, pasando por la protección de la ciudad de los oráculos de Delfos, la protección del bosque aluvial del Danubio en Austria y el rescate del Grandhotel Giessbach, dondequiera que interviniera, su huella, ayudó a hacer del mundo un lugar mejor.


«Perdí a mi querido padre y a mi guía en la lucha por un mundo que vale la pena vivir«, dice Vera Weber, la hija de Franz Weber. La actual presidenta de la Fundación Franz Weber reemplazó a su padre hace casi cinco años, tomando la antorcha de esta organización mundialmente famosa por sus acciones en favor de los animales, la naturaleza, el paisaje y el patrimonio.

La muerte del fundador y presidente honorario de la Fundación Franz Weber, la tarde del 2 de abril de 2019 en Berna, deja a su familia, a sus amigos, a sus compañeros de lucha y a sus conocidos profundamente entristecidos, pero también deja un inmenso sentimiento de gratitud. Porque a pesar del dolor de las despedidas, quedan los recuerdos y la inspiración.

De hecho, la leyenda de Franz Weber no data de ayer. Todo comenzó en 1965, durante una estancia en Engadine en el cantón de Graubünden. Reconocido periodista residente en París, Franz Weber descubre, durante este viaje, una aldea en un valle paradisíaco, donde viven en paz una treintena de habitantes: en Surlej, cerca de Silvaplana. Al enterarse de que esta aldea y el valle están amenazados por un gran proyecto de construcción para dar cabida a 25,000 ciudadanos adicionales, lo salvará y descubrirá su vocación al mismo tiempo. Esta revuelta es para Franz Weber una revelación que lo cambiará para siempre. Y que lo convertirá en el primer protector del medio ambiente de Suiza. La estrategia y el ingenio que mostró para salvar a Surlej fueron instructores: fueron los primeros en una larga serie que se convertiría en su marca registrada. De hecho, gracias a una intensa campaña en los medios de comunicación, logró no sólo recaudar el dinero suficiente para adquirir parcelas estratégicas y bloquear el proyecto, sino también para prohibir cualquier construcción. Más de 150 acciones siguieron este primer éxito.

«The After Surlej» marca el comienzo de una fama internacional, que solo aumentará con la multiplicación de las llamadas de ayuda para solicitar sus dotes y habilidades. En los jardines de Lausanne-Ouchy, fue quien salvó un proyecto de carretera mal diseñada, en Baux-de-Provence quien protegió una mina de bauxita por un gigante industrial, en los viñedos de Lavaux, quien frenó la construcción masiva, y acabando por el bosque aluvial del Danubio, que fue rescatado de una gigantesca central hidráulica. Franz Weber se establecía rápidamente en todos los frentes.

Trabajando incansablemente en Suiza y en el extranjero, Franz Weber ha entrado en la historia de quienes cambian el mundo y lo mejoran. ¿Quién no recuerda su lucha legendaria contra la caza de focas junto a Brigitte Bardot? De su lucha contra el comercio de marfil y el rescate (¡dos veces!) del antiguo oráculo de Delfos en Grecia? ¿O el primer «crowdfunding» a nivel mundial, que fue el iniciador con el eslogan «Giessbach para los suizos», que salvó de la aniquilación al Grandhotel, una joya histórica a orillas del lago Brienz?

Franz Weber, apoyado por su mano derecha y esposa, Judith, fue pionero y líder en la protección de la naturaleza y los animales. Vera Weber, directora de campaña de la iniciativa lanzada por Franz Weber en segundas residencias, adoptada por la gente y los cantones en 2012, ha liderado la Fundación Franz Weber con dedicación desde 2014. «El fuego sagrado de Franz Weber, su completa dedicación por la protección de la naturaleza, los animales y el patrimonio, arde en nosotros, arde en mí. Impulsada por su trabajo vital, sus acciones ricas en ejemplos y su larga experiencia, la Fundación Franz Weber es y sigue siendo un instrumento eficaz de lucha por un mundo mejor «.

Una gran ceremonia pública en honor a Franz Weber tendrá lugar a principios de verano en el Grandhotel Giessbach en Brienz. Se darán más detalles.