¿Qué es la conservación compasiva?

¿Qué es la conservación compasiva?

El objetivo de la conservación es la preservación de las especies para mantener la diversidad y evitar su extinción. Tradicionalmente, la conservación fija su atención sobre especies y poblaciones y permite el sacrificio de animales salvajes en pro del mantenimiento de poblaciones de una o varias especies o para resolver conflictos con los humanos, el sacrificio de animales en cautividad para mantener la integridad genética, evitar endogamia y consanguinidad, por la falta de espacio en las jaulas, etc. (esta práctica es conocida como culling) o para controlar especies invasoras. Este es el modelo de conservación que aplican los zoológicos actuales, un modelo que permite el sufrimiento y la muerte de individuos de una determinada especie para mantener un nivel de conservación de especies óptimo.

ZOOXXI propone superar esta óptica y aplicar la Conservación Compasiva, una disciplina creciente impulsada a través del movimiento académico y científico multidisciplinar e internacional que pone en el centro al animal físico individual sensible para evitar su sufrimiento, acercando posiciones entre la protección individual de los animales y la preservación de la biodiversidad y los ecosistemas.

A medida que la población humana crece, los problemas a los que se enfrentan el resto de animales, tanto individualmente como población, también aumentan. Por ello, es necesario crear nuevos procedimientos que trabajen conjuntamente la protección individual de los animales con la preservación de la biodiversidad y los ecosistemas. Este modelo prioriza la empatía y la compasión como herramientas para la búsqueda del bienestar de los individuos y el mantenimiento y la recuperación de especies, poblaciones y ecosistemas.

Si nos fijamos en los datos de los zoos, los programas de reintroducción de animales exóticos son ínfimos, en el caso del zoo de Barcelona es de solo una especie de las más de trescientas que viven en el zoo. Si además se analizan las tasas de éxito de la reintroducción de estos animales criados en cautividad, en más del 50% de los casos el animal muere y hasta el 67% presentan otros problemas de bienestar animal como enfermedades o conflictos con humanos, según Harrington et al. (2013). En muchos casos, las reintroducciones fracasan porque no se ha tenido en consideración la conducta de los animales según sus diferentes necesidades y personalidades. Se estima que entre el 50-80% de las reintroducciones no tienen éxito (Tbias & Gray 2013). En conclusión, el número de individuos que consiguen tener una nueva vida en su hábitat natural es ridículo comparado con el número de individuos que pasan toda la vida en cautividad en los zoos, reproduciéndose.

Es necesario priorizar una protección de los hábitats y ecosistemas que permita el mantenimiento de la biodiversidad y donde los animales puedan desarrollar sus conductas naturales, pero los zoológicos actuales parecen no reaccionar.

Muchas especies se encuentran gravemente amenazadas por la desaparición de sus hábitats naturales a causa de la presión humana y el cambio climático, la cría en cautividad resulta totalmente inútil desde un punto de vista práctico y científico. La conservación tradicional en los zoos se ha demostrado inútil en sus objetivos y anticientífica en sus prácticas. Si se crían animales para conservarlos pero sin reintroducirlos se está siguiendo una visión mercantilizada de los animales.

ZOOXXI propone, con un enfoque científico y académico, la protección de los hábitats a largo plazo, con la gestión de la presión humana que supone: la base de la conservación compasiva de los animales.