¿Qué nos gusta y qué no del zoo de Barcelona?

¿Qué nos gusta y qué no del zoo de Barcelona?

La propuesta de reconversión de los zoos del mundo hacia un ZOOXXI dará su primer paso en el zoo de Barcelona. A menudo nos dicen que solo criticamos las actuaciones del zoo de la capital catalana y eso no es cierto. Desde ZOOXXI clasificamos las actuaciones como un semáforo: en verde aquellas con las que estamos de acuerdo, en amarillo aquellas que creemos que necesitan mejorar y en rojo aquellas que consideramos que deben cambiar. Para dejar esto más claro, os proponemos ejemplos actuales de cada color:

 

Verde

Reducción del ruido ambiental: la Plataforma ZOOXXI recogió en un vídeo imágenes de más de una decena de actividades ruidosas que se habían llevado a cabo durante ese año en el zoo de Barcelona: bodas, conciertos, obras y reformas estructurales, así como actividades diarias tales como la alta megafonía y las campanadas del tren que recorre el recinto. Denunciamos además el impacto negativo en el bienestar animal, un hecho que ya fue advertido por el propio personal del zoo en el 2015. El pasado 16 de junio se presentó en el Ayuntamiento una moción para reducir el ruido ambiental del zoo con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los animales. Entre las medidas propuestas se incluyó la prohibición de realizar actos o actividades ajenos al zoo que puedan provocar alteración del ruido ambiental y afecten al bienestar de los animales que ahí viven. Se pide también la creación de un protocolo para monitorizar el impacto sonoro de las obras del zoo y limitar la franja horari de éstas junto con otros elementos causantes de estrés. Por último también se pide la inclusión de señalización que pida silencio a los visitantes, así como la formación al personal del parque para explicar y fomentar la cultura de la observación respetuosa y el silencia. Esta moción fue aprobada por unanimidad de los partidos políticos del Ayuntamiento. A pesar de que es una medida que ya se recoge en el texto de la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI, es bueno que, antes de su aprobación definitiva, se apliquen aquellas medidas que pueden mejorar el bienestar de los animales de forma inmediata.

 

 

Cámaras en nidos de erizos y murciélagos libres: se trata de una propuesta para instalar en un año cámaras en las madrigueras de erizos y nidos-refugio de murciélagos que viven libremente en sus instalaciones. Nos encanta esta iniciativa para facilitar la observación respetuosa de estos mamíferos nocturnos, difíciles de ver, sin interferir en su libertad, tal y como propone el modelo ZOOXXI. Esta medida puede potenciar el cuidado y seguimiento de la fauna salvaje que acude al parque en busca de refugio y alimentos.

 

Proyectos de cría in situ: en colaboración con otras entidades locales, se están llevando a cabo proyectos de cría in situ con el objetivo de hacer repoblaciones de especies autóctonas como el Fartet y el Sapo de espuelas, en el Delta del Llobregat, el Barbo colirrojo del río Gayá, las náyades o almejas de río, Unio, en la cuenca del río Llobregat o el Cangrejo de río, autóctono de la cuenca del Llobregat y el Ter.

 

Amarillo

 

Concienciación sobre el consumo de aceite de palma: el zoo de Barcelona insta en su discurso hacia los visitantes a evitar los productos que contengan aceite de palma, las plantaciones del cual destruyen los hábitats naturales de los orangutanes. Estamos de acuerdo en que los zoos hagan este trabajo de concienciar a los visitantes sobre cómo podemos ayudar, con pequeñas acciones que podemos hacer durante nuestro día a día. Sin embargo, como denunció la Plataforma ZOOXXI tras una investigación, siguen vendiendo en sus instalaciones una gran mayoría de productos que contienen este aceite. Analizamos unos 20  productos a la venta en las tiendas del zoo y pudimos comprobar que al menos 16 de ellos contienen aceite de palma. Sin una actuación en los hábitats naturales, sin un cambio en los productos que se venden dentro del zoo, esta campaña no es más que una forma de justificar la cautividad por los peligros que corren los animales en la naturaleza. Unos peligros con los que el zoo contribuye.

 

Reintroducción de animales autóctonos: en el zoo de Barcelona se hace conservación y reintroducción de algunas especies autóctonas, fuera del programa de la EAZA. Es el caso del Tritón del Montseny y del Sapillo balear. En colaboración con entidades locales o la Generalitat de Catalunya, hay 10 taxones, correspondiendo a especies autóctonas, en programas de reintroducción, lo cual supone un 3% de los taxones. El modelo de cría para la reintroducción es el que defiende ZOOXXI, sin embargo, no puede tratarse como excepcional algo que debería ser la norma. Los zoos se venden a sí mismos como centros dedicados a la conservación y la protección de la naturaleza y los animales y esto solo es efectivo si se trabaja in situ, protegiendo los hábitats naturales y reintroduciendo los individuos amenazados. Sin embargo, estas cifras vergonzosas no justifican la cautividad de miles de animales de por vida.

 

Reducción de número de especies en cautividad: el nuevo plan estratégico del zoo de Barcelona quiere especializarse únicamente en aquellas especies amenazadas con las que el zoo lleve a cabo programas de conservación. ZOOXXI también contempla la reducción de especies encerradas en el zoo de Barcelona, pero ¿qué pasa con los animales que actualmente viven en el zoo de Barcelona para los que no se tiene plan de conservación? El zoo de Barcelona propone traslados a otros zoos, es decir, trasladar el problema a otra parte. En cambio, desde ZOOXXI proponemos enviar todos aquellos animales que podamos a santuarios y reservas y frenar la reproducción de aquellos que no tienen programas de reintroducción efectivos en la naturaleza.

 

Rojo

 

Transparencia: el zoo de Barcelona no posee mecanismos que permitan a la ciudadanía acceder a información que dé a conocer los procedimientos, las reglas y normas de actuación concretas que utiliza, así como los hechos que suceden con los animales que tienen a su cargo. Un claro ejemplo de ello fue la negativa por parte del zoo de Barcelona a entregar los datos del registro sobre los nacimientos y muertes de los últimos 5 años, los resultados de las necropsias o los motivos de las muertes y los resultados de las auditorías externas realizadas regularmente en el zoo de Barcelona. Ante esta situación, en el 2009 la Comisión de Protección de los Derechos de los Animales del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona presentó una reclamación ante el Síndic de Greuges. La resolución fue favorable a la petición y finalmente, en el 2011, el Ayuntamiento de Barcelona proporcinó la información solicitada. Ya han sido varias las situaciones en las que el zoo de Barcelona se ha visto obligado a dar explicaciones públicas a raíz de las denuncias realizadas por entidades animalistas que, mediante investigaciones informan de hechos que el zoo no explica pero que implican a la ciudadanía directamente, tanto por la alta sensibilidad de la sociedad barcelonina respecto a la protección de los animales, como por tratarse de un servicio público que usa dinero público.

Investigación en cautividad: la gran mayoría de estudios e investigaciones que realiza el zoo de Barcelona se hacen con los animales en cautividad. Sin embargo, las condiciones de vida de estos animales en su hábitat natural y en cautividad no tienen nada que ver. Las consecuencias que el cautiverio produce sobre la salud física y psicológica de los individuos que viven en el zoo de Barcelona hace que los resultados obtenidos no puedan servir para ayudar a los animales en sus hábitats naturales, y no sirvan para proteger a sus especies. ZOOXXI propone hacer todos los estudios e investigaciones in situ.

 

Modelo de conservación: esta es una de las grandes líneas rojas que propone ZOOXXI al zoo de Barcelona. Bajo el paraguas legal de la EAZA (Asociación Europea de Zoos y Acuarios), una institución privada de la que forma parte el zoo de Barcelona junto con cerca de 400 zoológicos más, estos centros reproducen animales en cautividad, siendo escasísimos los programas en los que intervienen de forma efectiva para reintroducir sus animales o proteger sus hábitats. Su argumento es que si la especie desaparece en la naturaleza, en los zoos habrá el número suficiente de individuos que garantice salvar la especie, siendo secundario el problema de la imposibilidad de reintroducir a la mayoría de animales criados en cautividad. Este modelo de conservación redunda en que, para evitar problemas de estabilidad en el grupo, el mantenimiento genético de las poblaciones, etc. Miles de animales sean intercambiados entre los zoos del mundo anualmente, causando estrés, ansiedad y conflictos en los animales, que a menudo tienen que ser medicados. Además, cuando una cría nacer pero ni el propio zoo ni otros la quieren o tienen espacio para alojarla,la matan. Esta es una práctica legal conocida como culling que se encuentra recogida en el manual de buenas prácticas de la EAZA. Entre 2000 y 3000 animales mueren anualmente en los zoos europeos mediante esta muerte legal. El modelo de conservación de ZOOXXI plantea que no haga falta traer a los animales a la ciudad para reproducirlos, que puedan reproducirse allá donde viven. Pasar de la idea de la opresión y el encierro, a la idea de los derechos, de la protección y la libertad. Si funciona en la ciudad de Barcelona nos espera una campaña global enorme, un modelo de conservación como nunca se ha visto.