La tecnología al servicio de la conservación de la naturaleza

La tecnología al servicio de la conservación de la naturaleza

La plataforma ZOOXXI, entre los cambios que propone en el modelo actual de zoológicos, plantean la inclusión de las nuevas y avanzadas tecnologías inmersivas en las instalaciones de los zoos, asociándolas a un proceso de conservación en la naturaleza.

 

Modelo actual de conservación en los zoológicos

Para entender la propuesta de la plataforma hay que entender la situación actual de la conservación de los animales en los zoos y las diferencias entre la conservación ex situ e in situ. La conservación ex situ es aquella que se lleva a cabo fuera del ambiente natural del animal (en un zoo por ejemplo) mientras que la conservación in situ son todas aquellas acciones destinadas a proteger una especie en su hábitat natural.

El modelo de zoos actuales basan sus estrategias de conservación mayoritariamente en la conservación ex situ de animales exóticos a través de la reproducción de animales en cautividad. A estos animales les aguardan 3 posibles destinos:

  • La reintroducción en la naturaleza: muy difícil y complicada y la que menos se practica, como muestra este informe temático elaborado por ZOOXXI sobre la conservación y reintroducción en el Zoo de Barcelona.
  • Se mantienen en cautividad de por vida: el destino de la mayoría de animales. Se les mantiene en cautividad para que se repoduzcan y mantener sus crías en cautividad también, y así sucesivamente. El objetivo es la exposición y garantizar que siempre habrá animales que exponer e intercambiar con otros zoos.
  • Los matan: cuando el nacimiento de una cría o la presencia de un animal distorsiona la dinámica natural del grupo en cautividad lo matan. Esta práctica es conocida como culling, la matanza de animales por razón de gestión. Se trata de una práctica habitual en los zoos y se encuentra recogida en el manual de buenas prácticas de las asociaciones internacionales EAZA y WAZA de las que el zoo de Barcelona forma parte.

El actual modelo de zoo genera sufrimiento y gasto de dinero público en prácticas que se basan en repetir métodos que no funcionan y que no se corresponden ni con las exigencias de la ciudadanía, ni a los conocimientos científicos que hoy disponemos. Seguir mejorando este modelo de conservación sería como subir el volumen a una radio mal sintonizada.

 

Modelo de conservación que propone ZOOXXI

La plataforma ZOOXXI propone la investigación y la conservación in situ. Propone priorizar las acciones de conservación del hábitat para la reproducción natural de la especie. Incluye también, en determinadas circunstancias y con el diseño de programas de reintroducción efectivos y cuantificables, la posibilidad de reproducir en cautividad para la posterior reintroducción de las crías. De esta manera no solo se consigue la protección de una especie sino que también se amplía a la protección de los ecosistemas.

La conservación in situ estudia la realidad de las poblaciones de animales y ayuda a establecer estrategias ambientales que garanticen la supervivencia de la especie.

La desaparición de las especies no está ligada a las dificultades de los animales para reproducirse por sí mismos, sino con la presión humana y la desaparición de sus hábitats.

 

¿Cómo financiar los programas de conservación in situ?

Aquí es donde cobra relevancia las nuevas tecnologías. ZOOXXI propone la colaboración de los zoos en estos proyectos in situ no solo mediante especialistas científicos, sino también con especialistas audiovisuales y tecnológicos que obtendrán imágenes del desarrollo del proyecto de conservación con los animales en su entorno natural. Las imágenes obtenidas servirán para hacer los productos multimedia, virtuales o de realidad aumentada que se podrán ver en los zoos. Esto permitirá generar trabajo para personas del ámbito científico, el ámbito audiovisual y tecnológico. Además, la ciudadanía obtendrá, a través del zoo, conocimientos sobre los animales en los espacios naturales, comportándose de forma natural. También se convertirán en una fuente de ingresos para el mantenimiento del proyecto.

No hablamos de sustituir animales por pantallas con animales, estas tecnologías están tan avanzadas que nos podrían permitir “introducirnos” en medio de un grupo de elefantes (elefantes reales que se encuentran protegidos por los programas de conservación in situ en los que colabora el zoo), viendo su comportamiento sin ocasionarles ningún sufrimiento.

 

ZOOXXI propone que todos los zoos del siglo XXI trabajen en red y, en vez de intercambiarse animales vivos, se intercambien imágenes y conocimientos científicos de los diferentes programas de conservación en los que colabora cada uno. De este modo, un zoo protege una área y otros hacen lo mismo en otros hábitats distintos.

Este nuevo modelo no es más caro que el actual. Pensemos en el coste que hubiese tenido la reforma del delfinario, que finalmente no se hará, era una inversión de más de 10 millones de euros. Estas tecnologías evolucionan de una forma muy rápida y a unos costes más asequibles.

Con el modelo de conservación que propone ZOOXXI, en vez de mercantilizar la vida de los animales en cautividad, se crearía una nueva economía para la conservación y la protección medioambiental. Las nuevas tecnologías se convierten en una herramienta ecológica y económica para ayudar a la naturaleza mientras aprendemos y experimentamos desde la ciudad.