Las normas de bienestar animal son importantes en los zoos, pero no son suficientes. No podemos pensar que una jaula o instalación más grande y el enriquecimiento ambiental es lo mejor que podemos dar a los animales, necesitamos plantearnos desafíos más grandes, necesitamos un cambio de paradigma.

 

Tampoco creemos que cerrar los zoos sea una buena idea, aunque sí podemos “dar por cerrada” la lógica del zoo tal y como lo conocemos, la lógica del siglo XIX, la lógica de “la utilización” de los animales para pasar a una lógica de “la utilidad” para ellos y para el Planeta. Cerrar un zoo sería sinónimo de perder la posibilidad de transformarlo.

Podemos hacer que una institución que cada día es más criticada por su lógica obsoleta, se transforme en un espacio para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a animales que hoy no la tienen, a animales heridos, incautados de explotaciones, abandonados. Un zoo cuenta con los profesionales, el conocimiento y las instalaciones suficientes para pasar a ser un espacio de servicio social, animal y ambiental, y en este punto es donde radica nuestra propuesta.

Entre mejorar las condiciones de bienestar sin un proyecto de reconversión y cambio de paradigma, y pedir el cierre de los zoológicos, hemos creído que había mucho espacio para el debate y para la acción, la acción del cambio. En ese espacio es donde nace la propuesta ZOOXXI.

¿Y qué propone?